La sostenibilidad es un enfoque holístico para satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades. El término "desarrollo sostenible" fue introducido por primera vez en el Informe Brundtland de 1987, y la primera vez que se mencionó el concepto de sostenibilidad intergeneracional se remonta a la constitución pastoral Gaudium et Spes de 1965.
Este principio se basa en el desarrollo sostenible, un enfoque interconectado que implica tres pilares principales: el medio ambiente, la economía y la sociedad.

venn-diagram-sustainable-development

Sostenibilidad ambiental
Se enfoca en reducir el impacto de las actividades humanas en el mundo natural. Incluye esfuerzos para conservar recursos, reducir la contaminación, proteger los ecosistemas y mitigar el cambio climático.

Sostenibilidad económica
Hace hincapié en el uso responsable de los recursos para apoyar el bienestar económico actual y futuro. Involucra prácticas como el consumo responsable, el comercio justo y las inversiones en energía renovable y tecnología.

Sostenibilidad social
Se centra en garantizar que las sociedades sean inclusivas, equitativas y justas. Aborda problemas como la pobreza, la desigualdad social, el acceso a la educación y la atención médica, y el bienestar general y la calidad de vida de todos los miembros de una comunidad.

La sostenibilidad en su totalidad busca equilibrar estos tres elementos para crear una forma de vida armoniosa y perdurable. A menudo implica tomar decisiones que promuevan el bienestar a largo plazo, minimicen los impactos ambientales negativos y garanticen la equidad social. Diversas estrategias e iniciativas, tanto a nivel individual como colectivo, tienen como objetivo lograr la sostenibilidad en áreas como el estilo de vida personal, la energía, la agricultura, la industria, la planificación urbana y la gestión de recursos.
A pesar de la creciente popularidad del término "sostenibilidad", alcanzar los objetivos sigue siendo incierto debido a la degradación ambiental, el cambio climático, el consumo excesivo, el crecimiento demográfico y el crecimiento económico ilimitado en un sistema cerrado.

La sostenibilidad en la galvanización en caliente

La sostenibilidad como una cualidad del acero galvanizado

La galvanización, el proceso de protección contra la corrosión en el cual la superficie de acero se alea con zinc generando una capa fuerte que previene la oxidación del acero, está naturalmente comprometida con la sostenibilidad y responde a necesidades arquitectónicas, de ingeniería, construcción y salvaguarda en muchos campos.

Al unir dos materias primas naturales como el acero y el zinc, se origina algo casi eterno que contribuye a la economía circular.

 

La sostenibilidad del acero galvanizado se puede resumir en:

  • Uso de recursos naturales
  • No o mínima contaminación hídrica
  • Bajo impacto ambiental gracias a la protección duradera del acero
  • Inversiones iniciales moderadas con alto retorno
  • Reciclabilidad
La sostenibilidad como mejora de equipos y procesos

La población mundial se enfrenta a los peligrosos efectos del calentamiento global, junto con riesgos relacionados, escasez de recursos y mano de obra especializada, así como flujos de efectivo reducidos: todos estos elementos representan grandes amenazas para la sociedad y la economía global, tanto ahora como en el futuro.

Siendo el acero galvanizado ya sostenible por sí mismo, se requiere que todos los recursos no estén en el contenido del producto o en encontrar nuevos usos previstos, sino más bien en optimizar el proceso y especialmente el equipamiento de las plantas de galvanizado.

Las nuevas unidades de fabricación, así como las existentes, deben tomar decisiones estratégicas para:

  • Asegurar la producción a largo plazo
  • Hacer que la producción tenga el menor impacto posible en el medio ambiente
  • Reducir el estrés sobre los recursos, mejorando la viabilidad
  • Mejorar la tolerancia del entorno laboral
  • Ayudar a reducir los peligros climáticos (o al menos su amplitud)
LA NUESTRA PROPUESTA

Lograr la sostenibilidad según GIMECO

Nos hemos mantenido a la vanguardia de la innovación en galvanización en caliente, anticipando y abordando las crecientes demandas en consumo de energía, descarbonización, eficiencia de recursos, incluido el compromiso con la economía circular y la tolerancia del trabajo humano. Nuestro enfoque proactivo realmente ejemplifica una dedicación a la sostenibilidad.

¿Cuál es la receta para la sostenibilidad que promovemos con nuestras soluciones?

  • Sistemas de calentamiento optimizados, incluso mediante su conversión a fuentes de energía más ecológicas.
  • Consumo de energía racionalizado mediante sinergias digitales y diseños de sistemas modernizados.
  • Confinamiento y filtrado de vapores y humos peligrosos.
  • Reducción drástica de las emisiones de CO2 y otros contaminantes.
  • Servicios que promueven la extensión de la vida útil del equipo, lo que conduce a ahorros en gastos de capital.
  • Mejora de la tolerancia del trabajo humano mediante el apoyo de soluciones ergonómicas y de automatización.
  • Ambiente de trabajo más seguro y limpio.