Entre los servicios más recientes ofrecidos por GIMECO se encuentran aquellos dedicados al manejo de crisoles, reemplazo y renovación de inductores para líneas continuas de bobinas de galvanizado en caliente. Nos basamos en nuestras bombas eléctricas, recipientes móviles de retención y otros equipos operados por nuestro equipo calificado de especialistas. Ofrecemos soluciones llave en mano desarrolladas con un enfoque especial en minimizar el tiempo de inactividad y los costos de producción.

Reemplazo y ajuste de elementos de inducción

Renovación de crisoles

Transferencias de zinc fundido

Hornos de estacionamiento

Equipo

coil-line-sefvice

Hornos de estacionamiento

Unidades transportables para mantener el zinc en estado fundido a 450°C (842°F), durante las operaciones de cambio de crisol.
Disponibles en diferentes versiones, con capacidad de hasta 90 toneladas (200000 lbs) cada una.

fast-silent

Bombas eléctricas

Excepcionalmente silenciosas para el trabajo y completamente diseñadas internamente, están disponibles en cuatro tamaños y permiten operaciones de bombeo rápido de hasta 4,5 toneladas (9920 lbs) por minuto de caudal.

heated-pipes

Tubos eléctricamente calentados

easy

Moldes

De hasta 2,2 toneladas (4850 lbs) de zinc cada uno

Operaciones

  1. Programación
  2. Preparación y coordinación
  3. Bombeo completo o parcial del crisol
  4. Limpieza de las ranuras del inductor
  5. Renovación completa o parcial del material refractario
  6. Desacoplamiento del antiguo inductor
  7. Preparación y acoplamiento del nuevo inductor
  8. Instalación de la placa avanzada de cubierta
  9. Inicio del ciclo de precalentamiento
  10. Cebado del inductor
Aspectos destacados y beneficios

Rapidez

Operaciones debidamente desarrolladas y coordinadas, equipos eficientes y especialistas altamente calificados garantizan que el servicio se realice en el menor tiempo posible para reducir los tiempos de inactividad en la producción.

Versatilidad

Gracias a nuestros hornos de estacionamiento se pueden mantener hasta cientos de toneladas de zinc en estado fundido a 450°C (842°F), lo que ayuda a reanudar las operaciones rápidamente.

Ahorro de dinero

Todo el proceso permite reducir el tiempo de inactividad de 3 a 7 días para que el galvanizador pueda reanudar sus actividades rápidamente.

Sin desperdicio

Nuestro personal experimentado y nuestras bombas eficientes secan el crisol hasta dejar solo 4 cm (1,5”) de zinc residual; prácticamente no se desperdicia zinc.

Total seguridad

Las operaciones se planifican debidamente para garantizar el proceso más seguro para los trabajadores y el equipo. Los galvanizadores locales están capacitados con herramientas variadas.

Llave en mano